martes, 30 de agosto de 2011

¡Vamos a tapizar!

Hola queridos seguidores, seguro que en más de una ocasión nos hemos planteado el cambiar la tapicería de una silla o butaca..., pero cuando hemos hecho cuentas, el presupuesto se nos ha disparado y hemos desistido de la idea.

 Hoy os quiero lanzar un cabo y enseñaros cómo podéis retapizar una butaca en casa de manera fácil y económica. Por supuesto, la estructura del tapizado deberá estar en buenas condiciones, si nó ya nos meteríamos en asuntos más profesionales.

Para ello tomaré como ejemplo esta coqueta butaca Art Decó, que desde hacía tiempo quería tapizar para ponerla en la sala.

En primer lugar elegimos la tela, y para ello os recomiendo ir a la sección de retales que suelen tener todas las tiendas de decoración, ya que se trata de trozos de tela de tamaño considerable con los que podemos tapizar hasta seis asientos de silla, por un precio de risa.

Una vez tenemos la tela o telas (en este caso yo decidí combinar dos motivos diferentes), planteamos cómo vamos a colocar el diseño: si es una tela lisa no tendremos mayor problema, pero si tiene flores, o algún tipo de escena, deberemos cortar la tela de manera que el dibujo quede centrado.

Tras presentar las telas y comprobar cómo quedaban mejor, con la ayuda de una cinta métrica, como la de las costureras, tomamos medidas de cada uno de los lados a tapizar y comenzamos a cortar.

En este caso la tapicería es fija, así que debemos ajustar mediante cortes, la tela a los brazos (si podemos separar el asiento y el respaldo será mucho más sencillo).

Para mi butaca he elegido que los costados y la trasera fueran en una tela con motivos florales y el asiento y respaldo en otra con aspecto de pana. Ajustamos, como ya dije, la tela a los brazos mediante cortes y cuando hayamos conseguido situarla correctamente en su sitio, la fijamos provisionalmente con alfileres y comenzamos a graparla. Lo ideal es una grapadora neumática, pero como precisa tener compresor, para trabajos caseros podéis usar una grapadora manual apropiada para tapizar o bien si queréis invertir un poco más de dinero, una eléctrica.


 
Cuando hemos colocado los dos costados superiores procedemos de igual forma con los costados y frente del asiento.



Ahora ya podemos presentar la tela que compondrá el respaldo y asiento. Antes de grapar esta pieza haremos un dobladillo hacia dentro a los bordes para que la tela no tienda a deshilacharse (el método rápido no requiere usar máquina de coser, ¡pero hay que rematar los trabajos!). Al colocar este trozo de tela, procuraremos seguir una línea lo más recta y estética posible, ya que éste, a groso modo, va a ser el aspecto final del tapizado.
 
 
Por último colocamos la tela en la parte trasera del silloncito, que al mismo tiempo rematará la tela que hemos usado para los costados y la del respaldo.

 Aprovecho en este momento para presentaros a mi fiel ayudante en este trabajo..., digamos que él es...el gestor de calidad!. Mimo dice que el asiento está lo suficientemente mullido y que la tela es muy suavecita....
Bueno, siguiendo con el proceso, ahora debemos cubrir las grapas, y para ello cortamos tiras de tela, del largo de la superficie a cubrir y de ancho aproximado de 3 cm.,  hacemos dobladillo para que los bordes no se deshilachen y con pegamento para tejido pegamos encima de la zona de grapado. Por eso es importante que hayamos grapado siguiendo una línea recta, o curva según sea el caso, pero siempre con armonía, para que el remate quede estético.
Pues nada, una tarde entretenida y una preciosa butaquita para el salón!. Espero que estos simples pasos os atreváis a darle una nueva imagen a cualquier asiento de vuestra casa.

 


¡Un abrazo!

1 comentario:

  1. Me encanta tu blog y lo artista que eres....mil besitos corazón!!!

    ResponderEliminar

Estamos encantados de recibir vuestros comentarios, dudas o sugerencias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...